Crisis y evolución actual de la epistemología - Núm. 9-2008, Julio 2008 - Revista Co-herencia - Libros y Revistas - VLEX 69503337

Crisis y evolución actual de la epistemología

Autor:Juan Carlos Moreno Ortiz
Páginas:169-190
Cargo:Profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad Javeriana
RESUMEN

No es fácil hacer hoy una reflexión epistemológica, especialmente por tres razones: por la crisis que se ha dado en la epistemología, definida como algo específicamente moderno; por su relación cada vez más enmarañada y solapada con campos como la Teoría del Conocimiento y la Filosofía de la Ciencia, entre otros; y por su creciente naturalización. La... (ver resumen completo)

ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

    Profesor de la Facultad de Filosofía de la Universidad Javeriana, candidato a Doctor en Filosofía de la Universidad Javeriana y la Universidad de Valladolid. Especializado en Filosofía de la Ciencia, Filosofía de la Tecnología y Epistemología. jcmoreno@javeriana.edu.co

Page 170

ICaracterísticas y dificultades de la reflexión epistemológica

En general1, la Epistemología, la Teoría del Conocimiento, y la Filosofía de la Ciencia son reflexiones filosóficas de segundo orden, que tienen por objeto de estudio el conocimiento y/o la ciencia, consideradas como reflexiones de primer orden. Los distintos tipos de conocimientos, y la ciencia como conocimiento especial, estudian la realidad, y en ese sentido son reflexiones o teorías de primer orden. Los tres tipos de estudios mencionados, al reflexionar sobre las teorías de primer orden, se convierten en reflexiones o teorías de segundo orden.

Lo específico de los enfoques epistemológicos es la reflexión sobre los aspectos normativos del conocimiento y/o de la ciencia, o sobre aquello que constituye la racionalidad de cualquier conocimiento y en especial de la ciencia. Eso específico es un conjunto de aspectos que en el auge de la modernidad se denominaron fundamentos, principios, bases, y ahora se denominan criterios, valores, problemas, etc. Y esos aspectos tienen que ver con categorías tan generales, trasversales y correlacionadas como la justificación, la plausibilidad, la certeza, la adecuación empírica, la verdad, la objetividad, la coherencia, etc.

En concreto, la Epistemología decide sobre lo que vale como conocimiento y de manera más específica, como ciencia, desde el punto de vista de su racionalidad. Por eso, la epistemología implica de manera esencial un carácter normativo, en relación con la determinación de criterios de racionalidad. Hacemos una reflexión epistemológica cuando queremos precisar por qué consideramos un tipo de conocimiento como racional, más allá de las circunstancias particulares, y desde allí por qué vale como conocimiento. Y por lo general, ese criterio de racionalidad tiene que ver con otras categorías más específicas, como las de coherencia, adecuación empírica, certeza, verdad, etc.2

Page 171

Las categorías mencionadas que sirven de criterios normativos juegan un papel importante tanto en la ciencia como en la mayoría de los conocimientos. Un conocimiento no científico exige una buena justificación o tener certeza o verdad en cierto sentido, como sucede constantemente hasta con los conocimientos más cotidianos. Sin embargo, a pesar de su relación con la reflexión epistemológica, esas categorías no necesariamente intervienen como criterios epistemológicos.

No siempre que se establecen verdades, certezas, justificaciones se sustentan desde un ámbito epistemológico. Para que ellas operen en un nivel epistemológico se requiere que su establecimiento se haga en función de la validación de algún conocimiento. Pero estudios actuales sobre el conocimiento, como el de Gettier (1963:121-123), han roto la ecuación tradicional sobre el conocimiento válido entendido como la sumatoria entre las siguientes condiciones: creencia justificación verdad = conocimiento. Para validar el conocimiento se pensaba que cada una de estas condiciones por separado debía ser necesaria, y la unión de las tres debía ser suficiente. Sin embargo, estos estudios muestran que pueden darse las anteriores condiciones, pero su integración puede no ser suficiente para un conocimiento válido. O también al contrario, que puede darse un conocimiento válido, pero no a partir de las anteriores condiciones. Es decir, que esas condiciones no son necesarias y suficientes para el conocimiento. Incluso, categorías como la certeza, no son exclusivas del conocimiento. Tradicionalmente la certeza se ha considerado una propiedad del conocimiento, o un grado de conocimiento referida a lo que no puede ser falso, pero según Wittgenstein, se pueden dar certezas fuera del ámbito del conocimiento (y por tanto de la Epistemología) e incluso de manera previa al lenguaje (cfr. Wittgenstein, 2000)3.

La diferencia entre la Epistemología y la Teoría del Conocimiento se encuentra en la perspectiva o en el modo de análisis diferente de los mismos aspectos.Page 172 La observación, la adecuación empírica, la percepción son temas comunes tanto a la Teoría del Conocimiento, como a la Epistemología, pero la Epistemología analiza esos aspectos desde un punto de vista normativo, o en la medida que ellos impliquen verdad, justificación, etc. Mientras una Teoría del Conocimiento no se reduce al análisis de esos aspectos de manera exclusivamente normativa, e incluso, no supone necesariamente un enfoque filosófico. Existen muchos estudios valiosos sobre el conocimiento, de carácter especialmente descriptivo, adscritos dentro del campo de la Teoría del Conocimiento, que no tienen una orientación normativa o no son de índole filosófica.

Las reflexiones epistemológicas son de carácter claramente filosófico, pero ello no quiere decir que las desarrollen sólo los filósofos de profesión, e incluso, no se enmarcan hoy exclusivamente dentro del campo disciplinar de la filosofía. Sucede con frecuencia que algunas variantes de la reflexión filosófica de carácter epistemológico la desarrollen también, de manera cada vez más naturalizada, otros profesionales como los biólogos, los físicos, los psicólogos, etc., dentro del contexto de los debates propios de sus disciplinas. Aunque la epistemología es una reflexión filosófica, en muchos debates epistemológicos el filósofo ya no es la autoridad para enfrentar el debate, pues algunas de esas reflexiones se encuentran inmersas en problemas particulares y dependen de conocimientos muy específicos de las disciplinas. Ejemplos claros son el debate epistemológico en la física cuántica y la teoría de la evolución. Actualmente se proponen importantes problemas epistemológicos en campos como las ciencias cognitivas, la biología del conocimiento, la psicología del conocimiento y la psicología de la ciencia, la sociología del conocimiento y la sociología de la ciencia, la historia de la ciencia, etc., entre otros.

Las consideraciones anteriores plantean por qué la Epistemología, a pesar de sus relaciones íntimas y solapamientos con otros campos similares, no puede confundirse con la Teoría del Conocimiento, o con la Filosofía de la Ciencia. Y aun más, ni siguiera puede reducirse a la discusión sobre aspectos como la justificación, la verdad, la certeza. Lo específico de la Epistemología no se reconoce en lo temático, sino en las características de la reflexión. Pero para entender con mayor detalle lo anterior, sirve precisar mejor la relación de la Epistemología con otras reflexiones parecidas.

IILa epistemología en relación con otros campos similares

En realidad, la distinción entre los tres campos mencionados: la Epistemología, la Teoría del Conocimiento y la Filosofía de la Ciencia, esPage 173 compleja porque se parece a la relación que se da entre vasos comunicantes en el sentido que lo que sucede en un campo tiene repercusiones en los demás. O también se parece a la relación entre conjuntos en los que se dan intersecciones, de tal manera que el área cobijada por la intersección puede ser tanto Epistemología, como Teoría del Conocimiento, o Filosofía de la Ciencia. Pero a pesar de la integración y el solapamiento que se puede dar entre los tres campos, existen distinciones básicas entre ellos, explicadas ya en parte y que se deben precisar más.

Históricamente y por tradición, la Epistemología se ha concebido más del lado de una teoría general del conocimiento, específicamente del conocimiento moderno. Pero en la medida que avanza el tiempo y progresan los estudios sobre la ciencia, la reflexión epistemológica se desarrolla a partir de los problemas planteados por la Filosofía de la Ciencia. Lo primero aún domina en mayor grado y se identifica usualmente en muchos cursos de Epistemología que hacen un recorrido por las bases que validan el conocimiento desde los griegos hasta los modernos, sin discriminar claramente entre la ciencia y el conocimiento justificado, verdadero o certero. Esta manera tradicional de abordar la Epistemología es muy útil en cuanto contextualización. Pero debido a la crisis de la epistemología moderna es poco adecuada a la hora de tener criterios claros para pensar los problemas actuales del conocimiento y de la racionalidad científica.

Muchas reflexiones epistemológicas que se articulan históricamente de esta manera, se orientan por un camino donde lo que se establece, desde diferentes autores modernos, como Descartes, Hume, Locke, Kant, Hegel, etc., se derrumba desde otros autores y escuelas contemporáneas, como la escuela de Frankfurt, el postestructuralismo, Quine, Rorty, Sellars, Kuhn, Feyerabend, etc., quienes cuestionan los cimientos de la epistemología moderna. De esta forma, la reflexión epistemológica se muestra como la historia de un ideal fallido, o como el relato de la manera mítica, en alegoría a Sísifo, como se intentó establecer trágicamente el fundamento del conocimiento.

Por otro lado, intentar inscribir una reflexión epistemológica dentro del ámbito de una teoría del conocimiento contemporánea seria muy problemático, porque no se sabe qué tan viable sea hoy hablar de una Teoría del Conocimiento, en un contexto donde han proliferado muchísimo las reflexiones sobre el conocimiento, pero de manera descentralizada, autónoma y naturalizada en las distintas disciplinas. En este momento es más apropiado referirse en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS