Conclusiones - Socioeconomía de la solidaridad. Una teoría para dar cuenta de las experiencias sociales y económicas alternativas - Libros y Revistas - VLEX 795350209

Conclusiones

Autor:Pablo Guerra
Cargo del Autor:Profesor de tiempo completo en la Universidad de la República (Montevideo, Uruguay) e investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores en las áreas de economía solidaria y sociología del trabajo
Páginas:253-259
 
EXTRACTO GRATUITO
A lo largo y ancho de todo el mundo surgen numerosas experiencias que por sus
características alternativas a las más hegemónicas de nuestros mercados determi-
nados, podemos circunscribir bajo el término de experiencias socioeconómicas soli-
darias. A lo largo de estas páginas hemos tratado de exponer al lector los distintos
argumentos que desde las ciencias sociales nos permiten legitimar una mirada
especial sobre esas experiencias. A continuación expondremos, en un esfuerzo de
síntesis, algunas constataciones sociológicas comunes a esas experiencias solidarias
de hacer economía:
(1) En la última parte del siglo XX han surgido numerosas experiencias de
economías alternativas desde la sociedad civil, animadas por la necesidad de
superar diversas orientaciones que han venido predominando en todas las fases
de los procesos económicos en el marco de un modelo de desarrollo que combina
crecimiento material con inequidad, marginalización, exclusión y deterioro
medioambiental.
(2) Estas experiencias se caracterizan por canalizar energías transformadoras
en proyectos concretos, revalorizando desde lo pequeño y lo local, expresiones de
cambio que no necesitan de la toma del poder político para comenzar a manifestarse
como alternativas socioeconómicas.
(3) Son experiencias que decididamente apuestan por la centralidad de
determinados valores como la solidaridad, la reciprocidad, la cooperación, el
amor, la justicia, la equidad, la participación y la paz, en un momento histórico
en el que actúan con fuerza ciertos antivalores en nuestros comportamientos
socioeconómicos como el egoísmo, el individualismo, la competencia, el afán de
lucro, etcétera.
(4) Tales experiencias no pueden considerarse novedosas en términos abso-
lutos. Los comportamientos económicos solidarios han estado presentes a lo largo
de toda la historia de la humanidad. Incluso a la par que comienzan a operar con
fuerza los comportamientos más mercantilistas propios de la lógica de intercambios
durante los siglos XVIII y XIX, se inicia un rico periodo histórico en el que numerosas
corrientes de todos los signos han promovido y constituido fórmulas solidarias.
Conclusiones
253

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA