Consecuencias de la violencia sexual en la salud mental - Violencia sexual - Radiografía de la violencia regional Retos y alientos. Indicadores de diversos tópicos de violencia en el departamento de Antioquia - Libros y Revistas - VLEX 844457442

Consecuencias de la violencia sexual en la salud mental

Autor:Brígida Montoya Gómez/Tatiana Espinosa Montoya/Vanessa Correa Gil/Julieth Alexandra Franco Mira
Páginas:151-153
 
EXTRACTO GRATUITO
151
Consecuencias de la violencia sexual
en la salud mental
retraso mental o no comprenda la situación),
siendo los agresores, con mayor frecuencia,
personas conocidas o miembros de la familia, y
en menor escala, personas desconocidas (Res-
trepo, 2009; Moreno, 2013).
En América, el comportamiento de la vio-
lencia sexual se ha mostrado homogéneo, sien-
do las principales vícmas las mujeres y la po-
blación infanto-juvenil y el principal agresor el
sexo masculino (Moreno 2013). En los úlmos
años en Estados Unidos, se han presentado ta-
sas de incidencia anual de delitos sexuales en
menores de 13 años de 117 por 100 000 habi-
tantes, en donde ocho de cada diez casos invo-
lucra agresores conocidos (Restrepo 2009). En
México y en Chile, los estudios señalan que en
su mayoría las vícmas mujeres fueron agredi-
das por un miembro de su entorno, como fa-
miliares o amigos (Lopez y Insunza, 2011). Ade-
más, se han referenciado países como Perú y
Samoa (Oceanía), con índices de mujeres ma-
yores de 15 años que han sido obligadas a tener
relaciones sexuales o a realizar un acto sexual
de hasta el 12% en la población femenina (OPS/
OMS, 2005).
En Colombia, el Instuto Nacional de Me-
dicina Legal y Ciencias Forenses para el año
2013, develó 20.739 casos de informes pericia-
les por presunto delito sexual, con una tasa de
44,01 pcmh, en donde el 84,4% fueron muje-
res entre los 0 a 17 años (Tello, 2013). Y a nivel
global, se evidencia al hombre como el agresor
más implicado en este po de violencia dentro
del contexto familiar, pudiéndose explicar por
la falta de un vínculo afecvo fuerte y a una re-
lación de protección con sus vícmas, debido
el poco empo de convivencia y contacto sico
que enen los hombres con los niños y niñas
(Ávila, 2011).
La violencia sexual se ha incrementado a nivel
mundial y ha estado presente en diferentes
formas a través de la historia (Krug, 2003), es
un agelo que hace parte de la codianidad de
cientos de personas y más aún, si están inmer-
sas en zonas de conicto; conlleva problemas
en la salud sica y psicológica a lo largo del ciclo
vital de las vícmas, además de repercusiones
importantes en ámbitos sociales y culturales.
Conviréndose en un problema mulsectorial
que afecta la salud pública, la seguridad ciu-
dadana, la unidad familiar, el sector juscia y
escolar.
Los delitos sexuales son actos agresivos
que atentan contra la libertad o autodetermina-
ción sexual de las personas o bien contra la in-
demnidad sexual de los menores de edad, con-
cibe todo acto sexual y tentava de consumar
un acto sexual bajo coacción de cualquier po,
que puede inc luir o no el acceso carnal (pene-
tración forzada por vía vaginal, anal u oral); no
solamente abarca contacto sexual, sino que in-
volucra diversas y variadas formas de coacción,
agresiones y abusos en torno a la sexualidad,
como: comentarios, posturas, gestos, insinua-
ciones sexuales no deseadas, obligar a la víc-
ma a mantener una conducta sexualizada con
una tercera persona, abusando de la autoridad
o poder del agresor (Rodríguez, 2014).
De acuerdo a la anterior consideración, la
violencia sexual abarca la fecundación forzada,
la esclavitud sexual, el matrimonio o cohabita-
ción forzada, actos sexuales coaccionados den-
tro de las relaciones de pareja, la prostución
forzada y comercialización de mujeres, el abor-
to forzado, la fecundación forzada, los abusos y
actos sexuales en personas sica o mentalmen-
te discapacitadas (ya sea porque está bajo el
efecto de alcohol o drogas de abuso, tenga un

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA