Estudio de caso. Aforo, una empresa cultural - Organizaciones culturales y creativas: gerencia e implicaciones prácticas - Libros y Revistas - VLEX 800958945

Estudio de caso. Aforo, una empresa cultural

Autor:Ana Isabel Ceballos Novelo
Páginas:217-223
 
EXTRACTO GRATUITO
VIII Estudio de caso
Aforo, una empresa cultural
Ana Isabel Ceba llos Novelo
Recuerdo cuando la idea de construir una empresa cultural llegó
a mi vida, después de una larga residencia de posgrado en Europa.
Me encontraba de regreso en Yucatán, un estado maravilloso, con
un clima particular y una riqueza cultural digna de admirarse. Sin
embargo, Mérida, la capital de Yucatán, no tenía en aquel enton-
ces muchos referentes de empresas culturales exitosas en las cuales
pudiera inspirarme, y mucho menos enfocadas en la gestión cultural.
La gran mayoría de los emprendimientos que había eran guras lega-
les denominadas asociaciones civiles, que desarrollaban un trabajo
de “sustentabilidad de sus acciones”, pero era n guras que dependían
de fondos federales derivados de recursos públicos para su funcio-
namiento, y no generaban ingresos de productos autónomos. No era
algo que sucedía en Mérida exclusivamente, todo México funcionaba
así a principios de siglo XX I.
Me enfrenté con muchas situaciones simpáticas, en las que la
gura del gestor cultural no era comprendida por muchas institu-
ciones o proyectos como una profesión necesaria en sus procesos de
desarrollo, a diferencia de lo que sucedía en Europa, en España especí-
camente, país que me formó como profesional de la gestión cultural,
un sitio donde la industria de la cultura, las artes y la creatividad se
conceptualiza, sin miedo, como una industria que genera diversos
recursos: tangibles, intangibles, emocionales, afectivos, económicos,
materiales, comerciales, humanos, políticos, educativos, sociales, y
todos ellos se vinculan y administran de forma natural en lo que se
denomina industria cu ltural y creativa.
A mi regreso a México colaboré con diversas organizaciones y
asociaciones civiles cuyo modelo de gestión siempre era más bu-rocrá-
tico y político que empresarial. Empezaba a preguntarme qu é pasarí a si
las becas del gobierno se acabasen, como sucedió en España en el
2011, y cómo esta situación nos llevaría al borde del abismo de una
crisis anunciada y nos vería mos forzados a tener que innovar o morir.
Soñaba con esa idea repetidamente. Debo admitir que siempre me

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA