Identidad, familia y sociedad (II). Ética doméstica y moral de los cuerpos-familiares, paradigma de la biofamilia y Weltethos - Núm. 17, Julio 2015 - Nuevo Derecho - Libros y Revistas - VLEX 638147781

Identidad, familia y sociedad (II). Ética doméstica y moral de los cuerpos-familiares, paradigma de la biofamilia y Weltethos

Autor:Alpidio de Jesús Jaramillo Henao
Páginas:43-63
RESUMEN

Como Jonas y Arendt pensamos, sea la natalidad el origen del principio de responsabilidad, entendida siempre como responsabilidad-familiar-social. Desde ahí se postulan matrimonio y familia como primer Bien común de la humanidad y como primer capital humano. Toda reivindicación individual de los derechos humanos debe obedecer a la reivindicación familiar de los mismos. La familia es la sociedad... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
43
Identidad, familia y sociedad (II)
Ética doméstica y moral de los cuerpos-familiares,
paradigma de la biofamilia y Weltethos
Alpidio de Jesús Jaramillo Henao
Resumen: Como Jonas y Arendt pensamos, sea la natalidad el origen del principio de responsabilidad,
entendida siempre como responsabilidad-familiar-social. Desde ahí se postulan matrimonio y familia como
primer Bien común de la humanidad y como primer capital humano. Toda reivindicación individual de los de-
rechos humanos debe obedecer a la reivindicación familiar de los mismos. La familia es la sociedad primordial
del Estado y, por ello, soberana. Precede a la comunidad política. En la categoría cuerpos-familiares englobamos
el carácter ético y la misión social inherente a todas las formas de vida afectiva estables y públicas. Desde la
identidad filial-familiar de todo ser humano en el entorno ontológico y ético postulamos la identidad-familiar
como Weltethos, como paradigma; principio y fundamento de la nostridad-ético-familiar y de la nostridad-
socio-política. La ética cara al futuro ha de ser ética genealógica, biofamiliar; la propia del Lebenswelt, nuestro
referente-referencial. Lo universal ético radica en nuestra comunión de origen y comunión de destino.
Palabras clave: principio de responsabilidad, cuerpos-familiares, nostridad-ética, comunión de origen,
comunión de destino.
Identity, Family and Society (II). Domestic and moral ethics of family bodies,
paradigm of global ethics
Abstract: As Jonas and Arendt thought, the birth is the origin of the principle of responsibility, always
understood as a family and social responsibility. From there, marriage and family are proposed as the first com-
mon good of humanity and the first human capital. Every individual claim of Human Rights must obey the claim
of the family self. The family is the primary society of the State; and therefore it is sovereign. Then, the family
precedes the political community. In the family-bodies category we include the ethical character and its social
mission inherent to all forms of stable and public emotional life. Starting from the filial-family identity of every
human being at ontological and ethical level, we postulate the family identity as Weltethos, as a paradigm, prin-
ciple and foundation of the whole family nostrity, it is ethical and socio-political-nostrity. Looking ahead, ethics
must be a genealogical ethics, biofamiliar; the appropriate to a Lebenswelt, our referential. The universal ethics
lies in our communion of origin and destination communion.
Key words: principle of accountability, -family- bodies, nostrity-ethics, communion of origin, and in our
destination communion.
Nuevo Derecho, Vol. 11, No. 17, julio-diciembre de 2015, pp. 43-63 - ISSN: 2011-4540. Envigado –Colombia
* El presente ensayo es a su vez Proyecto de Investigación del Instituto Matrimonio y Familia de la Universidad
Pontificia Bolivariana de Medellín, miembro de REDIFAM (Red de Institutos Universitarios Latinoamericanos de
Familia) abierto a la colaboración y aporte de estudiosos e investigadores especializados en alguno de los as-
pectos o dimensiones del mismo. Asimismo es factible de intercambio interfacultativo en áreas de Ciencias de
la Familia. Coor. Alpidio de Jesús Jaramillo Henao (colombo/italiano), PhD, PhTh, Mag.Ph, Mag.Th, Doctorando
Bioética Università Europea di Roma, Profesor de Ética social y Cristología. E-mail: alpidio.jaramillo@upb.edu.co;
hejaralp@gmail.com.
ND
44
Nuevo Derecho, Vol. 11, No. 17, julio-diciembre de 2015, pp. 43-63 - ISSN: 2011-4540. Envigado –Colombia
Alpidio de Jesús Jaramillo Henao
Identidade, Família E Sociedade
Resumo: Como pensouJonas e Arendt, o nascimento é a origem do princípio da responsabilidade, sempre
entendida responsabilidade-familiar-social. De lá, o casamento e a família como o primeirobemcomum da huma-
nidade e capital humano como o primeiro postulado. Cada pedido individual de Direitos Humanos deve obedecer
o pedido da mesmafamília. A família é a sociedade principal do Estado; e, portanto, soberana. Precede a comuni-
dade política. Nacategoria do corpo para a família que incluem a missão ética e social inerente a todas as formas de
vida emocional, estável e público. Desde a identidade filial-familiar de cada ser humano para postulado ontológico
e ético a nívelidentidade -familiar como Weltethos como paradigma; princípio e fundamento da famílianós-ético e
sócio-político-nós. Olhando para o futuro ética deve ser ética genealógicas, biofamiliar; a própria do Lebenswelt,
nossareferência-referencial. Ética universal reside nanossacomunhão de origem e de comunhão de destino.
Palavras-chave:princípio da responsabilidade, corpos-familiares, nós-ética, comunhão de origem, a co-
munhão de destino.
I. Matrimonio y familia, primer bien
común y capital humano de la sociedad
1. Principio ético de responsabilidad-
familiar-social y sus contradicciones
Partimos como Arendt y Jonas de la convic-
ción que sea la natalidad el verdadero prin-
cipio de la acción política y Das Prinzip Ve-
ranwortung (principio de responsabilidad).
“La pluralidad (el mandato de multiplicarse
de Gén 1, 27) es la condición de la actividad
humana debido a que todos somos lo mis-
mo, es decir, humanos, y por tanto nadie es
igual a cualquier otro que haya vivido, viva
o vivirá” (Arendt, 2011, 36):
De las tres, la acción mantiene la más estrecha re-
lación con la condición humana de la natalidad; el
nuevo comienzo inherente al nacimiento se deja
sentir en el mundo sólo porque el recién llegado po-
see la capacidad de empezar algo nuevo, es decir,
de actuar. En este sentido de iniciativa, un elemento
de acción, y por tanto de natalidad, es inherente a
todas las actividades humanas. Má s aún, ya que la
acción es la actividad política por excelencia, la na-
talidad, y no la mortalidad, puede ser la categoría
central del pensamiento político, diferenciado del
metafísico (Arendt, 2011, 36).
En última instancia se pregunta Jonas: ¿por
qué debemos ser responsables? Porque to-
dos los días nacen seres humanos en el mun-
do (Jonas, 2008, 215-220). No se trata de un
principio que se pueda dar por descontado,
es más bien la tarea más ardua y el desafío
hodierno más empeñativo. Lo que parecía
un dato adquirido, o al menos se daba por
descontado, que la familia nuclear tradicio-
nal, la familia en cuanto grupo de progeni-
tores y descendientes; la que está en los orí-
genes y el alba de la aparición del hombre
en este planeta1, no siempre es tratada de
este modo en los organismos internaciona-
les2 o en las legislaciones nacionales que se
ocupan de ella. La Conferencia del Cairo3
supuso en parte la emancipación de la fa-
1 Así para (Burgess, E., & Locke, H. (19532) en su obra The Family. From Institution to companionship. No muy
distante de la tesis tradicional de (Saphiro, 1956, 142-170) siguiendo a Strauss cuyo eje central es que “para la hu-
manidad entera el requisito principal para la creación de una familia es la existencia previa de otras dos, una que
proporciona un hombre y otra que ofrece una mujer, uniéndose ambos a través del matrimonio y continuando este
proceso de modo indefinido”.
2 Con una visión bastante negativa o amenazante ve las intervenciones de la ONU y sus distintos organismos en
clave de familia la obra de (Schooyans, M. 2006, 9) sobre el tema de la familia, en los foros internacionales y familia
y globalización.
3 El punto de mira no es ingenuo y puede crear no pocas o insignificantes diatribas. La Conferencia sobre la
población y el desarrollo de El Cairo (5-13-IX-1994), después de la primera de la de la ONU de Bucarest (1974) y
de la de México (1984) privilegió el criterio individualista y de la privacy como el único valor a conseguir. Como co-
ronación del final de la era del baby boom, y la bienvenida a la era contraceptiva. Los datos alarmantes del estudio
de la Sra. Nafis sadik. Presidenta de la Comisión UNFPA de la ONU. Control del crecimiento demográfico y salud
son inseparables, en Forum Mundial de la Sanidad 3 (1991). Vol. XII. 316, con el que se abriría un vasto programa
de planning family dirigido e impuesto sobre todo al tercer mundo.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA