Observaciones introductorias - El orden público y el arbitraje - Libros y Revistas - VLEX 650404589

Observaciones introductorias

Autor:Eric Loquin
Páginas:55-57
 
EXTRACTO GRATUITO
lv
Observaciones introductorias
Eric Loquin
Profesor de la Universidad de Borgoña-Credimi
Orden público y arbitraje es un título que garantiza controversias y discu-
siones. De un lado, una justicia privada que no depende del orden jurídico
estatal y una verdadera justicia internacional para nuestra Corte de Casación1;
del otro lado, una noción multiforme, imposible de denir si no es gracias a
una fórmula retomada de Philippe Malaurie2 según la cual el orden público
expresa el principio de que el interés general prima sobre el interés particular.
A priori, la noción de orden público está íntimamente ligada al Estado,
quien está a cargo del interés general. Pero esta visión es indiscutiblemente
estrecha. La idea de que el interés general prima sobre los intereses particulares
trasciende todas las organizaciones humanas y, en consecuencia, las sociedades
que no pertenecen al Estado. Los seguidores de la lex mercatoria3 escriben que
las necesidades del comercio internacional se protegen por medio del orden
público de la lex mercatoria. Los especialistas del orden público deportivo
reconocen la existencia de un orden público deportivo sustentada en una lex
sportiva creada por los ‘poderes deportivos’.
Todos estos tipos de orden público hacen parte de la médula del fenó-
meno del arbitraje4. Desde hace 30 años, el arbitraje goza de una acogida
remarcable en los sistemas jurídicos. Los Estados confían en esta institución
1 1º civ., 29 de junio de 2007, JDI 2007, 1236, nota . CL AY.
2 L’ordre public et le contrat, París, 1951.
3 B. GOLDMAN, «Nouvelles réexions sur la lex mercatoria», Études de droit international en
l’honneur de Pierre Lalive; Bâle, Helbing & Lichtenhahn, 1993, p.241; É. LOQUIN, «Où en est la lex
mercatoria?», Mélanges Ph. Kahn, Litec, 2000, p.39.
4 Sobre el pluralismo de órdenes jurídicos, S. ROMANO, L’ordre juridique, traducción de P. François
y P. Gothot, París, Dalloz, 1975.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA