Personal de seguridad pública, víctimas emergentes de la violencia social en latinoamérica - Víctimología en América Latina: enfoque psicojurídico - Libros y Revistas - VLEX 746672109

Personal de seguridad pública, víctimas emergentes de la violencia social en latinoamérica

Autor:Heriberto Valdez Bonilla
Páginas:353-370
 
EXTRACTO GRATUITO
353
Victimología en América Latina: enfoque psicojurídico
17
Personal de la
seguridad pública
víctimas emergentes de la
violencia social en Latinoamérica
Heriberto Valdez Bonilla
México
Palabras claves: personal seguridad pública, exposición laboral a la violencia.
Resumen
Nuestras naciones han sido por mucho tiempo sacudidas por la violencia, la
diferencia actualmente, es que detrás de la violencia actual, ya no existen
convocatorias como aquella de «proletarios del mundo…» o un sueño
bolivariano. La falta de solidaridad y el individualismo resultante, llevan a
no reconocer al otro como semejante, como parte del mismo tejido social
(CORONADO, 2007). La lucha por ideales ahora parece que no tiene sentido ante
las desigualdades económicas generadas incluso en naciones que en otros
tiempos encarnaban en sus luchas armadas el avance de la historia hacia
354
Victimología en América Latina: enfoque psicojurídico
17. Personal de la seguridad pública: víctimas emergentes de la violencia social...
nuevos órdenes sociales y hoy adoptan las políticas que dictan los mercados
internacionales.
Introducción
Los valores parecen un discurso optativo y marginal difícil de sustentar ante
los argumentos de la violencia (CORONADO, 2006). ¿Quiénes son los buenos y
quiénes los malos? No puede existir el bueno ni el malo si ni siquiera uno

«La pérdida del miedo a la muerte le quita sentido a los valores o cualquier
otra forma de control social de la violencia» nos ha comentado el Dr. PIERRE
SALAMA (2009). Esto anima a las personas a ver como opción válida el anular al
otro. Lo impresionante es cuando quien piensa de esta manera, es una mujer,
niño o adolescente que se plantea la forma más extrema de violencia como
una justa respuesta a la violencia que recibe y/o percibe.
Existe un nuevo reparto del poder, que deposita la posibilidad de dañar
en manos de nuevos sectores que dan a la violencia un sentido instrumental
(CORONADO, 2006) al servicio de intereses individuales, asentados en las
profundas desigualdades sociales. Por lo tanto, la vulnerabilidad cambia de
sitio y se desarrolla en personas y colectivos laborales que tradicionalmente
eran considerados como los agresores. Tal es el caso de los cuerpos de segu-
ridad pública.
Por personal de «la fuerza pública» y «seguridad pública», nos referi-
remos a las corporaciones policíacas, incluyendo al personal de seguridad
y custodia de centros penitenciarios. Por lo tanto, no nos referiremos a las
personas que pertenecen al ejército y los elementos de seguridad privada,
aún cuando algunas descripciones sean aplicables a su actividad laboral. La
razón de ello es el tipo de incidentes en que participan los primeros, que se
extienden hasta la protección de la soberanía nacional y la defensa del Estado
de derecho, y el tipo de rol social que desempeñan los otros, en función de la
empresa y los intereses de un contratante determinado.
Otros agresores, otras víctimas
Las dramáticas escenas se han repetido en diferentes escenarios y épocas: la
Fuerza del Estado conteniendo violentamente a multitudes muchas veces ya
indefensas y abatidas. Jóvenes, adultos y ancianos de ambos sexos arrastrados
por miembros de la policía y algunas otras por miembros del ejército. Gente
siendo empujada por policías provistos de escudos y macanas. De un lado

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA