Prólogo a la segunda edición - Socioeconomía de la solidaridad. Una teoría para dar cuenta de las experiencias sociales y económicas alternativas - Libros y Revistas - VLEX 795350081

Prólogo a la segunda edición

Autor:Pablo Guerra
Cargo del Autor:Profesor de tiempo completo en la Universidad de la República (Montevideo, Uruguay) e investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores en las áreas de economía solidaria y sociología del trabajo
Páginas:25-29
 
EXTRACTO GRATUITO
25
En el 2002 publicábamos nuestro texto Socioeconomía de la solidaridad, fruto de
un proceso de investigación que incluyó tareas de relevamiento teórico así como
análisis de prácticas. Desde su aparición he tenido la posibilidad de concurrir a
numerosos seminarios, congresos, jornadas académicas y paneles en diferentes
países de América y Europa para compartir con intelectuales, actores sociales y
actores económicos nuestro planteamiento en el sentido de incorporar un marco
teórico suficientemente sólido, atractivo y pertinente para dar cuenta de experien-
cias, comportamientos y racionalidades económicas diferentes a las hegemónicas
y que por sus características se muestran como un posible nuevo paradigma de
producción, distribución, consumo y ahorro. A la par que compartíamos este
marco teórico, descubríamos nuevos puntos de contacto con otros varios colegas
que en diversas partes del mundo venían reflexionando en términos más o menos
parecidos, y descubríamos además la existencia de numerosas prácticas socioeco-
nómicas que avalaban la tesis de que algo estaba sucediendo en el mundo: son
cada vez más las personas, movimientos y organizaciones que pretenden cambiar
las pautas económicas introduciendo valores y principios como la cooperación, la
reciprocidad, la ayuda mutua, la responsabilidad ambiental, la equidad y la parti-
cipación democrática, entre otros. Un cambio desde abajo hacia arriba, que no
pretende la toma del poder político para comenzar a operarlos (entre otras cosas
porque el poder si se entiende como un proceso relacional no se toma nunca) y
que se centra en la persona humana y su comunidad, así como en la satisfacción
de las verdaderas necesidades humanas, más allá de las “relaciones de preferencia”
de la teoría neoclásica. Como se señala desde los pueblos andinos, se trata de ir
avanzando hacia el sumak kawsay (“buen vivir” en kichwa ecuatoriano) o suma
qamaña (“vivir bien” en aymara boliviano) y por tanto de cómo la socioeconomía
puede contribuir a su búsqueda aportando desde su particular impronta como
nuevo paradigma.
A lo largo de estos últimos años, y luego de la aparición de nuestra primera
edición, junto con el desarrollo de numerosas otras manifestaciones de la economía
solidaria asomaron algunas interesantes polémicas acerca de su conceptualización y
definición. Quisiera señalar en este sentido que la economía solidaria presenta tres
dimensiones específicas de trabajo. Sólo reconociendo estas dimensiones podemos
captar la pluralidad de manifestaciones que encierra.
Prólogo a la segunda edición

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA