Quintero, G. (2017). Pequeña historia penal de España. Madrid: Iustel - Núm. 17, Enero 2017 - Cuadernos de Derecho Penal - Libros y Revistas - VLEX 695398469

Quintero, G. (2017). Pequeña historia penal de España. Madrid: Iustel

Autor:Fernando Velásquez Velásquez
Páginas:211-212
 
EXTRACTO GRATUITO
Reseñas y recensiones
ISSN: 2027-1743 / 2500-526x [En línea], enero-junio de 2017
Quintero Olivares, G. (2017). Pequeña historia penal de España.
Madrid: Iustel, 238 p.
Adentrarse en la evolución del derecho penal en España es ha-
cer una incursión por su atormentada historia, en la cual sobresa-
len dictaduras, masacres, partos republicanos y euvios principes-
cos y reales. Así lo muestra muy bien el texto reseñado cuando, a
lo largo de su paginaje, el autor hace un recorrido por cuatro capí-
tulos que van desde el primer estadio: De Cádiz a la I República,
pasa por el segundo: “De la Restauración hasta la II República” y
llega al tercero: Desde el n de la Guerra civil hasta 1978; y, por
supuesto, al último: “De la Constitución de 1978 al C.P. de 1995”.
Ya desde el título del libro está claro que no se trata de un es-
tudio a profundidad del progreso de las ideas penales en dicha
nación sino que, por el contrario, y el autor así lo reconoce desde la
Advertencia previa, su cometido tiene modestas pretensiones;
sin embargo, no por ello deja de ser un trabajo muy importante
para el lector especializado que quiera tener un panorama gene-
ral sobre el asunto que, valga decirlo de una vez, mucho ayuda a
los lectores extranjeros que cultivan estas disciplinas. Ello es tras-
cendente en países que, como Colombia, han sufrido antes por
razones históricas y como producto de la férrea dominación de la
Corona durante poco más de tres siglos el inujo de las construc-
ciones normativas, doctrinarias y jurisprudenciales hispanas
Así las cosas, pese a su simpleza, el libro se muestra como muy
bien documentado, lleno de apuntes desconocidos y curiosos, que
explican muy bien el surgimiento de los diversos Códigos Penales
a partir del malogrado texto de 1822, pasando por los de 1848
cuyo inujo en, por lo menos, catorce códigos latinoamericanos se
muestra (p. 57)– y 1870, hasta llegar a los de 1928, 1932, 1944 y el de
1995, tantas veces reformado y manoseado a la luz de los diversos
cambios políticos partidistas recientes. Allí deslan tanto los co-
mentaristas y los estudiosos críticos que los enfrentaron desde sus
cátedras a veces proscritos, como sucedió con Jiménez de Asúa y
sus discípulos en 1938, no precisamente adeptos del autoritarismo
penal y político de la época que, con Franco a la cabeza, dejó una
nación regada de cadáveres y desaparecidos, y obligó a aquellos a
emigrar lejos de su patria– como los defensores –muchos de ellos
potenciados y/o retribuidos con altas investiduras como sucedió
con Cuello Calón o Sánchez Tejerina.
Por supuesto, quien logre llegar al nal del opúsculo podrá
entender que el progreso de las doctrinas penales ibéricas tiene
vertientes originales, novedosas y de gran valía, pero también mu-
chas ideas y corrientes importadas de Italia, Francia y Alemania

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA