Socioeconomía de la solidaridad: construcción teórica de nuestro objeto de estudio - Socioeconomía de la solidaridad. Una teoría para dar cuenta de las experiencias sociales y económicas alternativas - Libros y Revistas - VLEX 795350093

Socioeconomía de la solidaridad: construcción teórica de nuestro objeto de estudio

Autor:Pablo Guerra
Cargo del Autor:Profesor de tiempo completo en la Universidad de la República (Montevideo, Uruguay) e investigador activo del Sistema Nacional de Investigadores en las áreas de economía solidaria y sociología del trabajo
Páginas:31-104
RESUMEN

En este capítulo nos detendremos a delimitar teóricamente nuestro objeto de estudio, analizando las diversas corrientes que concurren y las numerosas fuentes —tanto teóricas como doctrinarias— que lo apoyan. Atenderemos especialmente la lectura que sobre la relación mercado-sociedad tuvieron los clásicos de la sociología. Nuestra hipótesis es que esta discusión fue central tanto en Marx, como en... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Capítulo 1 / Ch apter 1
Resumen
En este capítulo nos detendremo s a delimitar teóricamente nuestro objeto de estudio, analizando la s
diversas corrientes que concur ren y las numerosas fuentes — tanto teóricas como doctrinarias — que
lo apoyan. Atenderemos especialmente la le ctura que sobre la relación mercado-s ociedad tuvieron los
clásicos de la sociología. Nues tra hipótesis es que esta discusión fue central tanto en Marx, como en
Weber, Tönnies, Durkheim y Parsons, en sus respectivos m arcos teóricos, aunque con carencias notoria s
e importantes limitante s para dar cuenta cabal de los comport amientos socioeconómicos alternativos.
Palabras clav e: comunitarismo, doctrina cooperativa, economía social, economía solidaria, socio-
economía, solidaridad.
Abstract
In this chapter we theoretica lly define our subject of study, analyzing the diverse current s that converge
along with the numerous sources, b oth technical and doctrinaire, that suppor t it. We specifically focus
on the interpretation of th e relationship between markets and societ ies found in the sociology classics.
Our hypothesis is that this dis cussion was central in Mar x as well as Weber, Tönnies, Durkheim and
Parsons, in their respective theoretical framework s, although with notable an d significant limitations
for fully understanding alternative s ocioeconomic behaviors.
Keywords: communitarianism, cooperative doctrine, social economy, solidarity economy, socioeco-
nomics, solidarit y.
Socioeconomía de la solidaridad: construcción
teórica de nuestro objeto de estudio
Socio-economy of Solidarity. Theoretical Construction
of Our Subject of Study
¿Cómo citar este capítulo?/ How to cite this chapter?
Guerra, P. (2014). Socioeconomía de la solidaridad: construcción teórica de nues tro objeto de estudio.
En Socioeconomía de la solidaridad. Una teoría para dar cuenta de las experiencias sociales y económicas
alternativas (2
a
ed.) (pp. 31-104). Bogotá: Ediciones Universidad Cooperativa de Colombia.
Pág s. 31-104
Socioeconomía de la solidaridad
32
Presentación del objeto de estudio de la tesis
El primer desafío que tenemos por delante es definir con claridad nuestro objeto
de estudio, esto es, la socioeconomía de la solidaridad. El desafío responde a que
en los últimos años han irrumpido en las ciencias sociales numerosas categorías
de análisis que, más allá de las diferencias, intentan —con diferentes grados de
éxito— dar cuenta de fenómenos socioeconómicos, que por sus lógicas de acción,
sus racionalidades puestas en juego, y los agentes sociales movilizados, no pueden
ni deben ser analizados conforme a los patrones clásicos que dan cuenta tanto de
la lógica privada capitalista, como de la lógica pública estatal.
Podríamos dar un paso más diciendo que esas corrientes han surgido desde
diversos ámbitos académicos, con la seria intención de reelaborar los principales
supuestos teóricos de los que parte la economía, sobre todo en su versión neoclásica.
En efecto, la ciencia económica comienza a desarrollar sus nociones más
abstractas con John Stuart Mill a mediados del siglo XIX. La escuela neoclásica
(originalmente concebida por Gossen, Jevons, Walras, Bohm Bawerk y Pareto, entre
otros), rompe con una tradición económica más ligada a las ciencias sociales, como
la que tiene lugar con Smith, Ricardo, Castillón (e incluso el propio Mill, difícil
de catalogar en forma simplista), autores estos que intentan descifrar el origen de
la riqueza por medio de un fenómeno evidentemente social como es el trabajo
humano. Con los neoclásicos, sin embargo, nos sumergimos en posturas distintas
orientadas a construir modelos interpretativos del comportamiento, ya no en torno
al concepto del trabajo, sino rescatando ahora la categoría del mercado como
objeto básico de análisis, pasando desde entonces a una concepción del hombre
como homo oeconomicus, desconociendo los aportes de otras disciplinas, incluida
la filosofía moral, tan cara a los planteamientos —muy opuestos a los nuestros, sin
embargo— del mismísimo Adam Smith.2
Por otro lado, casi sistemáticamente, en el análisis de formas alternativas a
las más propiamente capitalistas y estatales, los actores encargados de llevarlas
adelante —ante la ausencia de una teoría que logre explicar razonablemente sus
2 En tal sentido, los últimos años han sido testigos de los esfuerzos de numerosas corrientes
humanistas en el seno de la economía, por recuperar al Smith moral para entender al más
conocido Smith económico. Y si bien es ampliamente conocida en el ambiente académico
la integral formación del fundador de la economía, que cobrara notoriedad con su Theory of
Moral Sentiments, en 1759, indudablemente el discurso económico contemporáneo no parece
tentado a seguir su mismo camino, prefiriéndose la solitaria lectura de su clásico de 1776. El
propio Smith hubiera reaccionado ante ello, si tomáramos en cuenta que sus enseñanzas en
política económica siempre se realizaron insertas en el curso sobre filosofía moral que dictaba
en la Universidad de Glasgow.
Socioeconomía de la solidaridad: construcción teórica de nuestro objeto de estudio
33
acciones— han preferido negar la economía. El resultado más contundente en la
materia es que muchos sectores han preferido construir una suerte de discurso
“antieconómico” que recoge antecedentes incluso en algunas versiones escritas.
Evidentemente, al provenir de las ciencias sociales, nuestro intento no será
atentar contra la ciencia económica, sino lograr una crítica lo más acertada posible
a los efectos de comprender mejor la lógica de acción de una inmensa cantidad
de sujetos que no se comportan de acuerdo con modelos preestablecidos por la
economía neoclásica, como nos encargaremos de demostrar más adelante.
Frente a estos acontecimientos, somos de la idea de enfrentar los estudios de
la economía neoclásica volviendo a las fuentes de la economía política, munidos
de las elaboraciones provenientes de dos corrientes que se constituirán en nuestro
marco teórico y objeto de estudio a la vez: la socioeconomía y la economía de la
solidaridad.
Definición de la socioeconomía
Fruto de esta misma búsqueda a la que hacíamos referencia, es que numerosos
investigadores de Norteamérica y Europa han desarrollado una nueva disciplina
a la que han llamado socioeconomía. Más allá de la pluralidad de concepciones en
una disciplina que reúne a prestigiosos economistas y sociólogos —como Boulding,
Hirschman, Galbraith, Sen,3 Simon, Bordieu, Etzioni, etcétera—, la socioeconomía
parte de ciertas premisas:
1) Las personas no son entendidas como seres calculadores, caracterizables por
su racionalismo, sangre fría y propio interés. 2) La modificación del argumento de
racionalidad. 3) La imbricación societal del mercado, y el consecuente papel en él
de las instituciones y el poder político. 4) El incremento de elementos empírico-
inductivos en el estudio del comportamiento económico (Etzione, citado por Pérez,
1997, pp. 10-11).
Según Bürgenmeier —y esto es central en nuestro planteamiento— “a diferencia
de un comportamiento dictado exclusivamente por el utilitarismo, la socioeconomía
estudia la complejidad comportamental de las diferentes prácticas económicas y
sociales” (Bürgenmeie, 1994).
3 Galardonado como Premio Nobel de Economía 1998. Este profesor, nacido en la India hace
65 años, rompe con diez años de premios otorgados a la escuela neoclásica. Quizá exprese
una evidencia más de los cambios culturales que se están operando en esta materia sobre fines
de siglo.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA