Violencia: un fenómeno cultural presente en todas las sociedades - Homicidios - Radiografía de la violencia regional Retos y alientos. Indicadores de diversos tópicos de violencia en el departamento de Antioquia - Libros y Revistas - VLEX 844457433

Violencia: un fenómeno cultural presente en todas las sociedades

Autor:Brígida Montoya Gómez/Tatiana Espinosa Montoya/Raúl Fernando Román Rendón/Luisa Fernanda Ospina Caro/Jefferly Amaya Álvarez
Páginas:19-21
 
EXTRACTO GRATUITO
19
Violencia: un fenómeno cultural
presente en todas las sociedades
La violencia es un fenómeno vigente en todos
los hombres y mujeres; cuando por alguna ra-
zón contraria a su pensamiento, forma de ac-
tuar, interés personal y estatus social, el hombre
se ve agredido, inmado y ante la percepción
de amenaza, su respuesta es violenta. Este fe-
nómeno ha acompañado a la sociedad desde el
principio de la historia de la humanidad hasta
nuestros días. Los mitos griegos, romanos, az-
tecas y los eslos de recreación ulizados por
estas sociedades, estuvieron llenos de agresión
y asesinatos. Por esto se considera la violencia
como uno de los actos más comunes del ser hu-
mano e innato a él; desde que existe la socie-
dad, existe la violencia (Pessin, 1971).
Todas las sociedades, desde la más an-
gua y remota, cuentan, de alguna manera, sus
confrontaciones y describen la muerte de sus
integrantes; los ciclos se repiten en la línea de
historicidad que les permite contar la memoria.
Como bien lo instruye Freud en su texto de con-
sideraciones de actualidad sobre la guerra y la
muerte: “Se ilustra una serie ininterrumpida de
conictos entre una comunidad y otra u otras,
entre conglomerados mayores o menores, en-
tre ciudades, comarcas, tribus, pueblos y Esta-
dos; conictos que casi invariablemente fueron
decididos por el cotejo bélico de las respecvas
fuerzas (…). Al principio, en la pequeña horda
humana, la mayor fuerza muscular era la que
decidía a quién debía pertenecer alguna cosa o
la voluntad de qué debía llevarse a cabo”.
Al poco empo la fuerza muscular fue re-
forzada y sustuida por el empleo de herra-
mientas: triunfó aquél que poseía las mejores
armas o que sabía emplearlas con mayor habili-
dad. Con la adopción de las armas, la superiori-
dad intelectual comienza a ocupar la plaza de la
fuerza muscular bruta, pero el objevo nal de
la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que
se le inige o por la aniquilación de sus fuerzas,
una de las partes contendientes ha de ser obli-
gada a abandonar sus pretensiones o su oposi-
ción” (Freud, 1985).
Es por ello que el lósofo Immanuel Kant,
desde su doctrina liberal, considera que “la paz
no es natural entre los hombres”, además, que
la violencia ha requerido ser controlada, de al-
guna manera, desde empos inmemorables;
considera que “el hombre es violento por na-
turaleza, pero ene instrumentos al alcance de
sus manos para contrarrestar sus tendencias
negavas, como por ejemplo el derecho” (Kant,
2012). Por eso el ser humano requirió cimentar
medidas o normas que ayudaran a la adecuada
y respetuosa interacción de las personas en la
sociedad; limitando sus actuaciones, que van
encaminadas a la violencia y a la confrontación
con el otro. Es así como los derechos de los
seres son conductas permidas y el individuo
que violente la norma se expone a un casgo
casi siempre proporcional a la falta comeda;
restringiendo impulsos agresivos, para que no
se conviertan en acciones de gran calado que
puedan quebrantar la integridad sica y mental
del otro.
La violencia, en el contexto actual, es cali-
cada como inhumana, término que debe desa-
parecer del vocabulario de quienes consideran
la violencia como un fenómeno ajeno al compor-
tamiento humano. La razón es que la violencia
a cualquier escala, es insnva y conduce a lí-
mites insospechados la psiquis humana; está tan
presente que se la percibe a menudo como un
componente ineludible de la condición humana.
Toda violencia viene del humano y su
acompañante es la sevicia, conviréndose en
un complemento (Einstein, 1932), del que dan

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA