Trauma cultural en la profesión jurídica - El malestar en la profesión jurídica. Tensiones entre la ética personal y la ética profesional de los abogados - Libros y Revistas - VLEX 800857617

Trauma cultural en la profesión jurídica

Autor:Sergio Iván Anzola Rodríguez
Páginas:257-315
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO 5
TRAUMA CULTURAL EN LA PROFESIÓN JURÍDICA
El camino recorrido hasta el momento permite responder la primera pregunta
de investigación de esta tesis, es decir, aquella que indaga si los abogados co-
lombianos experimentan tensiones entre su ética personal y profesional en el
   -
rimentan. Sus relatos en el capítulo 3 lo demuestran fehacientemente. Algunos
de los abogados entrevistados experimentan las tensiones de manera más aguda
que otros, pero en todo caso estas son ubicuas en el ejercicio de la profesión.


es abrumadora. No obstante, como argumenté en el capítulo 4, este sentimiento
de culpa viene acompañado simultáneamente por un goce que se explica por
una fragmentación del superyó, que condena y premia una misma conducta.
Esta ambigüedad frente a una misma situación es la que permite que la misma
sobreviva, pues se goza pero se sufre simultáneamente.
Examinando los relatos de manera global, las tensiones pueden surgir al menos
por dos razones. En primera medida, porque para los abogados ser un “buen

es un “buen abogado” otorgadas por los mismos entrevistados son diferentes
       
muy excepcionales, en los que ser un buen abogado y ser un abogado ético se
concibe como defender los intereses del cliente respetando siempre los lími-
  
siguen siendo excepcionales en la muestra de las respuestas otorgadas. De ahí
que exista una tensión constante entre ser un buen abogado o actuar ética-
mente. En segunda medida, cuando se examina aisladamente la pregunta ¿qué
 
los abogados tienen que sopesar distintas variables e intereses que, sin duda
alguna, requieren en algún punto de su ética personal. Aún en la respuesta más
-
plemente “respetar la ley”, los abogados necesitan acudir a su juicio personal y a
sus valores para poder entender e interpretar la ley. El realismo jurídico aplicado
257
EL MALESTAR EN LA PROFESIÓN JURÍDICA
al campo de la ética profesional1 demuestra que las normas de los códigos de
ética son indeterminadas y, por ende, la forma en la que deciden actuar los
abogados no obedece a una interpretación ciega, objetiva o neutral de la ley.
Por el contrario, siempre hay una posición personal que lucha no solo contra la
indeterminación o vaguedad de las normas, sino contra valores que chocan al
interior de la profesión, como la lealtad que el abogado debe a su cliente versus
la lealtad que debe al ordenamiento jurídico o el respeto y solidaridad que debe
a las demás personas incluyendo, por supuesto, a la contraparte en el pleito o
negociación. Si las tensiones entre la ética personal y profesional están presen-
tes aun dentro de esa categoría “minimalista”, es evidente, como demuestra el
capítulo anterior, que igualmente se presentan en todas las otras categorías que
-
camente en el rol de abogado.
Aunque tenía razones y argumentos para pensar que estas tensiones efectiva-
mente estaban presentes en la profesión de la abogacía en Colombia, era nece-
sario ir en su búsqueda pues el hecho de que no se escribiera ni se hablara de
ellas podría deberse a que efectivamente ellas no existieran. Por esto no fue sor-

trabajo. Lo sorpresivo fue que resultara más fácil de lo esperado descubrirlas.
Si bien hay algunos abogados que no dan indicio de sentirlas, la mayoría admite
haber tenido sentimientos de culpa, y, como mencioné anteriormente, algunos
     
que emanan precisamente de esas tensiones entre su ética personal y profesio-
nal; de tener que suprimir, o al menos omitir, una de las dos en el ejercicio del
derecho. Aun cuando los sentimientos de inconformismo o culpa no aparecen
    
       
evidente cuando los abogados entrevistados hablaron sobre la mala imagen de
la profesión. La gran mayoría apunta a causas y actores responsables, pero no
pueden explicar de manera clara cuál es el principal problema de la profesión.
La magnitud y ubicuidad de estas tensiones y malestares contrasta con la posi-
ción que ha adoptado la academia y la misma profesión legal frente al tema. Si
estamos en una “tierra de abogados”2 y estos abogados se enfrentan de manera
reiterada a dilemas éticos que inciden tanto en su vida personal (los relatos
muestran cómo el “peaje emocional” de la carrera está amarrado a temas como
1 Wilkins, “Legal Realism for Lawyers”.
2 García Villegas, “Colombia, tierra de abogados”.
258
TRAUMA CULTURAL EN LA PROFESIÓN JURÍDICA
alcoholismo, abuso de sustancias, divorcios y problemas familiares3), como en
la manera en la que se distribuyen los servicios jurídicos (¿a qué clientes debería
representar y a cuáles no?, ¿tienen los abogados derecho a objetar conciencia?),
y también en cómo deben actuar los abogados en el desarrollo de las disputas

pero que afecta los intereses de mi cliente?, ¿hasta que punto resulta ético in-
terpretar el espíritu de una norma?), ¿cómo es posible que haya tanto silencio al
respecto?, ¿por qué estas tensiones han permanecido reprimidas y silenciadas?
En este capítulo argumentaré que estas tensiones, y los problemas que emanan
de no hablar sobre ellas, han permanecido ocultas porque, sumado al hecho de
que las normas jurídicas relativas a la ética profesional (entendida en un sentido
amplio, es decir, incluyendo los deberes y obligaciones que emanan del derecho
procesal) diluyen la tensión en su consagración formal, como demostré en el
capítulo 2, en Colombia no hemos creado aún un trauma cultural en torno a
ellas. En pocas palabras, argumentaré que si bien la mayoría de abogados co-
lombianos experimentan sentimientos de dolor y culpa (pero también de pla-
cer) a lo largo de su carrera, ni la profesión ni la academia han construido un
trauma colectivo y cultural que obligue a tener un debate donde se reconozca
(1) el malestar y sufrimiento tanto de los abogados cómo de la sociedad por
acciones realizadas por los abogados; (2) se establezca el responsable de dicho
sufrimiento; y (3) la necesidad de hablar sobre la identidad y el rol del abogado
colombiano.
Para desarrollar este argumento y demostrar la importancia del concepto del
trauma cultural contrastaré el escenario estadounidense —en el que sí se cons-
truyó un trauma cultural en torno a dos casos que resultaron trascendentales
para la creación del campo de la ética profesional— con el escenario colom-
biano4. Como me es imposible demostrar caso por caso por qué en Colombia
ningún evento ha sido interpretado como un trauma cultural para la profesión
legal, me limitaré a desarrollar mi argumento por medio de dos casos recientes
3 Véase Schiltz, “On Being a Happy, Healthy, and Ethical Member of an Unhappy, Unhealthy, and
Unethical Profession”.
4 Al tomar el caso de la profesión legal estadounidense como ejemplo no quiero dar a entender que
esta sea “más ética” que cualquier otra o que sea la única que haya construido ese trauma cultural
y que, por ende, haya adoptado el campo de la ética profesional del abogado como uno digno de
estudio (de hecho, se encuentran varias publicaciones y autores interesantes en Australia como
mencioné anteriormente). La razón para anclarme y basar mi comparación con dicha tradición
jurídica radica estrictamente en un tema de recursos: la academia estadounidense es la que sin
duda ha escrito más sobre este tema, lo cual facilita su estudio; el único segundo idioma que
domino es el inglés; y, por último, me era difícil por razones de tiempo y recursos analizar el fenó-
meno de la ética profesional en otra cultura jurídica.
259

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA